Sabios consejos para la vuelta al cole

Estimados padres y madres, bienvenidos a un nuevo curso escolar. Os recibimos un año más con muchas ganas e ilusión ¡Parece que fue ayer cuando nos fuimos de vacaciones! Como sabemos que puede costar un poco volver a la rutina, os proponemos algunos consejos para vuestros hijos que os harán la vida más fácil.

Madrugar se hace difícil porque relojes biológicos de verano no se cambian de la noche a la mañana. Convendría levantarse con bastante tiempo hasta que el cuerpo se acostumbre para que desayunen y se aseen sin prisa, y no llegar tarde al colegio. Sin embargo, lo más práctico (y saludable) es acostarse antes y evitar las siestas en fin de semana

Seguramente tus hijos hayan estado conectados más de lo habitual este verano… no tires del enchufe, pero establece unas reglas para un uso responsable que no interfiera en sus estudios. Si conseguimos ir reduciendo las horas desde ya, será más fácil aguantar hasta que empiecen las extraescolares y lleguen los primeros exámenes.

vuelta-al-cole

Todo alumno/a necesita su espacio de estudio aunque cada uno tiene sus preferencias. Elegid juntos un lugar de la casa sin distracciones y con el material necesario para trabajar. Además, al motivarles para que sean ellos quienes diseñen “su propio espacio”, aumentas su nivel de compromiso y disposición de estudio.

Los primeros días de curso suelen ser más tranquilos. Son buenos para ponerse al día con los compañeros, volver a poner los pies en la tierra, recuperar el hábito de estudio… y conocer a nuestros profesores. Pregúntales por sus profes cuando estéis en casa y hablar de sus respectivas asignaturas.

Como padres debemos ser conscientes del poder de influencia que tenemos sobre nuestros hijos. Mostrarles nuestro apoyo desde el primer día ayudará a crear un sentimiento de equipo. El primer control inter-evaluación suele traer sorpresas inesperadas si nos relajamos demasiado. Hablar de ello en casa y anímale a estudiar con alegría.

Las actividades extraescolares son esenciales para el desarrollo cognitivo de los estudiantes. El deporte y las actividades que fomenten la creatividad son muy recomendables. Una hora de relajación (mental) después de clase les ayudará a prepararse para el estudio de la tarde.

Puede parecer ambicioso y exigente empezar desde la primera semana fijando las metas, pero cuanto antes lo hagamos, mejor. El ser humano funciona mejor con fechas límite y objetivos concretos. Si ayudamos a nuestros hijos a fijar objetivos (alcanzables) seguro que conseguimos que mejore su rendimiento.