“La comida del cole es horrible” ¿Mito o realidad?

“No quiero más… no me gusta… se me hace bola…” los niños son capaces de inventarse cientos de escusas para no comer. Es muy difícil conseguir que coman una dieta variada con verduras, legumbres, pescado y fruta, porque a todo le ponen pegas. Eso, añadido a que la mayoría de los niños prefieren no comer en el comedor escolar, convierte la comida en un momento crítico del día. Sin embargo, a muchos padres les sorprende cuando descubren que, pese a las críticas, sus hijos dejan los platos vacíos en el colegio.

En un momento en el que la obesidad infantil en nuestro país presenta cifras alarmantes, es más importante que nunca centrar la atención en inculcar buenos hábitos alimenticios a los pequeños. La tasa de obesidad infantil y juvenil en España (de 2 a 24 años) roza el 14%, mientras que la de sobrepeso supera el 26%. De hecho, en los niños españoles de 10 años, la prevalencia de la obesidad es sólo superada en Europa por los niños de Italia, Malta y Grecia.

Contradictoriamente, mientras que la dieta mediterránea sirve de modelo saludable, es en los países mediterráneos donde se habla de una “obesidad epidémica”. Esto se debe a que está creciendo el consumo de alimentos hipercalóricos (chocolate, patatas fritas, hamburguesas…) y a un descenso de la actividad física.

Con el propósito de mejorar estos hábitos, el Ministerio de Sanidad ha elaborado la estrategia NAOS (Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad). Dicha estrategia se aplica en muchos de los comedores escolares de España. Y no solo se centran en la variedad alimenticia, también es importante medir las raciones de comida que se le dan a nuestros hijos, buscando siempre que con la comida se sacien, pero no se llenen.

Los expertos recomiendan que la comida del mediodía debe cubrir un 35% de los requerimientos nutricionales diarios, siendo la cantidad de energía a ingerir recomendada la que refleja esta tabla:

tabla calorías 3

¿Cómo se aplica esta estrategia en los colegios?

Como colegio privado en Pozuelo de Alarcón estamos comprometidos con la defensa de la calidad para garantizar una dieta saludable que mejore la calidad de vida de nuestros alumnos. Para ello, hemos diseñado un menú que ofrece alternativas al primer plato y se ajusta al valor calórico recomendado por el Ministerio de Sanidad. También ofrecemos a las familias otro menú con sugerencias para la cena, complementarias al menú de mediodía.

Además, somos un centro que presta especial atención a los niños con alergias y diabetes. Llevamos tiempo viendo cómo el número de alumnos que sufrían alguna alergia o enfermedad alimenticia se incrementa progresivamente. Por ello, hemos desarrollado un menú de alérgicos y desde este año el Colegio Liceo Sorolla es reconocido como APTO PARA CELIACOS, por la Asociación Madrid Sin Gluten, perteneciente a FACE.

Aún hay más…

El hábito de comer una dieta sana y equilibrada no es el único beneficio de los comedores escolares. También los niños aprenden a comer solos y a seguir ciertas reglas a la hora de sentarse a la mesa. Además, estos comportamientos no siempre se enseñas con órdenes directas, sino que la mayoría de las veces los aprenden por imitación fijándose en el resto de compañeros.