I Estudio PICE sobre Igualdad en Centros Educativos

[fusion_text]

Un 41% de los alumnos de 2º ESO cree que las desigualdades de género son propias de otros países o sociedades diferentes a la suya

  • El estudio se ha realizado teniendo en cuenta la opinión de 44 alumnos y 26 alumnas de 2º de ESO.
  • Los resultados del estudio muestran una enorme diferencia entre los chicos y las chicas. Ellas sienten en mayor medida (88%) que los comportamientos de las personas se determinan por su género.
  • El 61% del alumnado niega que su futuro vaya a ser diferente por las expectativas establecidas en función de los roles de género.

A los 14 años, los niños y niñas muestran reticencia a aceptar el impacto y las limitaciones que los estereotipos de género producen tanto en su día a día como en sus decisiones futuras. Es más, el 61% de los alumnos y alumnas encuestadas niega que su futuro vaya a ser diferente debido a su género.

Antes de realizar el estudio, casi la mitad de los alumnos y alumnas participantes no relacionaba las desigualdades de género con su propia sociedad. Por el contrario, asume que son propias de otros países, lo ven como algo lejano. Sin embargo, tras hacerles reflexionar al respecto de los efectos de la desigualdad, este porcentaje disminuyó en 11 puntos. Ahora 7 de cada 10 alumnos y alumnas identifican la desigualdad como un rasgo su propia sociedad. Aún así, la mitad de ellos no reconoce desigualdades de género en su entorno cercano.

Estas son algunas de las conclusiones extraídas del I estudio PICE del Proyecto de Igualdad en Centros Educativos. Un estudio que tiene como principal objetivo el análisis de la percepción de la desigualdad de género en edades tempranas. La infancia y la adolescencia son dos de las etapas más intensas a la hora de aprender los roles de género y, por tanto, se convierten en la base a partir de la cual se irá construyendo la desigualdad.

Si desea leer todas las conclusiones del I Estudio PICE sobre Igualdad en Centros Educativos, haga click a continuación.

Se ha buscado probar la necesidad de construir un sistema educativo que tenga entre sus objetivos específicos educar en igualdad, y no un sistema que arroje conclusiones como que a los 16 años los alumnos y alumnas ya son conscientes de que los comportamientos y valores asociados al género masculino están mejor vistos socialmente que aquellos asociados con el femenino.

Como aspecto positivo, cabe destacar que el 62% del total de la muestra afirma que trata exactamente igual a las personas sin importar su género, y son reticentes a asumirse como posibles agentes de la desigualdad.

El estudio ha sido realizado por el Colegio Liceo Sorolla de Pozuelo de Alarcón, en colaboración con la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, el Instituto Universitario de Estudios de la Mujer de la Universidad Autónoma de Madrid y el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón.

1grupo