HYGGE: el secreto de la Felicidad

FELICIDAD
Del lat., felicitas (que se traduce también como fértil)
1. Estado de grata satisfacción espiritual y física
2. Persona, situación, objeto o conjunto de ellos que contribuyen a hacer feliz
3. Ausencia de Inconvenientes o tropiezos

Ralph Waldo, un escritor estadounidense de principios del s. XIX, aseguraba que “cada minuto que estás enfadado pierdes 60 segundos de felicidad… Demasiado tiempo para quien no se esfuerza en ser feliz”.

Ángel Rielo, el primer Feliciólogo del mundo, da la siguiente directriz: “La vida no es lo que te pasa, sino lo que tú haces con lo que te pasa”.

“La felicidad no es un estado, es una actitud.
Cada uno decide lo que le hace feliz”
Angel Rielo, Feliciólogo
Autor de: “El pequeño libro de la felicidad”

Queda claro. La felicidad no sólo tiene que ver con lo material, y es también crucial el apartado humano del término. Goyo Jiménez, humorista español, también coincide en que “la gente es muy responsable de su propia felicidad, cada uno tiene que hacer su propio caminito”.

Reino de Bután

¿Cuándo empezó el camino global hacia la felicidad?

Fue el gobierno de un pequeño país asiático el primero en preocuparse por la felicidad de sus ciudadanos de forma explícita. Hace 40 años, en el Reino de Bután, el Rey Dragón IV, con solo 16 años, desarrolló la filosofía de la Felicidad Nacional Bruta (FNB), que es hoy en día más importante que su Producto Interior Bruto.

La filosofía de su gobierno se basó en hacer felices a sus súbditos, y este indicador le permitió conocer su grado de felicidad. Hoy el FNB es un indicador de vida utilizado internacionalmente. Se calcula midiendo 9 puntos: el bienestar psicológico, el uso del tiempo, la vitalidad de la comunidad, la cultura, la salud, la educación, la diversidad medioambiental, el nivel de vida y el Gobierno.

El Día Internacional de la Felicidad

El 28 de junio de 2012, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió que, a partir de entonces, el 20 de marzo se celebraría el Día Internacional de la Felicidad, para reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos.

Además, la ONU elabora también un ranking de los países más felices del mundo. El primer Informe sobre la Felicidad Mundial, que es como lo llaman, se publicó en Abril de 2012 y el último este mismo año. Este informe sitúa a España en el puesto número 34. El ranking lo lideran Noruega, Dinamarca e Islandia.

¿Por qué los países nórdicos son los más felices?

Para los daneses, el secreto de la felicidad se esconde en el HYGGE, que, como dice Winnie The Pooh, “no se escribe, se siente”.

Meik Wiking, recoge en su libro “Hygge. La felicidad de las cosas”, las 10 claves que podemos aplicar en nuestro día a día para alcanzar el bienestar total.

  1. AMBIENTE: ENCIENDE LA LLAMA

La iluminación es súper importante para los Daneses, un país con muy pocas horas de luz. En Dinamarca, un aguafiestas es un ‘lyseslukker’, ‘apaga velas’ traducido literalmente al castellano. No hay forma más rápida de alcanzar el hygge que encender una vela o la chimenea.

  1. PRESENCIA: DISFRUTA DEL AQUÍ Y AHORA

El hygge está cargado de una fuerte orientación y compromiso hacia la vivencia y disfrutar del momento. Crear un momento Hygge es más fácil usando ciertos elementos: un gran viaje, una puesta de sol o un chocolate caliente después de cenar. Disfruta de todo en cualquier momento, independientemente del clima.

“No hay mal tiempo, hay mala ropa”

Dicho Danés

  1. PLACER: CAFÉ, CHOCOLATE, ABRAZOS Y BESOS

Saborear el momento y los pequeños placeres de la buena comida y la buena compañía. Cuando alguien te pone la mano en el hombro, te da un beso o te acaricia la mejilla, es instantáneo, te sientes tranquilo y feliz. Es una reacción maravillosa de nuestro cuerpo. El tacto libera una neurohormona llamada oxitocina que nos hace sentir felices, reduce el estrés, el miedo y el dolor.

  1. IGUALDAD: NOSOTROS POR ENCIMA DEL YO

Compartir. Palabra clave en cualquier relación, pero también en la vida. ¿Cómo hacerlo? Anteponiendo el ‘nosotros’ al ‘yo’ en todos los sentidos. ‘Nosotros’ en plural, sin entregarnos totalmente a otra persona. Así, compartiendo las tareas y los mejores momentos, la felicidad aumenta.

  1. GRATITUD: ESTE PODRÍA SER EL MEJOR MOMENTO

Disfrutar está unido a la gratitud y la gratitud es más que dar un simple ‘gracias’ cuando te dan un regalo. Se trata de tener presente que vives en el ahora, centrarte en el momento y apreciar la vida que llevas, centrarte en lo que tienes y no en lo que no tienes.

  1. ARMONÍA: TE QUEREMOS TAL COMO ERES

Disfruta de ti y aprende a quererte tal como eres. Acéptate para ser aceptado y da sin necesidad de ser el mejor. La vida no es una competición, es un camino, y el modo de avanzar es lo importante, sin medirse con los demás. Siempre habrá alguien ‘más’ y alguien ‘menos’, lo importante es querer a todo el mundo tal como es.

  1. COMODIDAD: APRENDE A RELAJARTE

La comodidad en casa, pero también fuera de ella, es una clave del Hygge. En Dinamarca triunfa lo informal, lo desenfadado. Su peinado y ropa es tan informal que roza la vagancia. También invierten mucho en hacer su casa ‘Hyggelige’. ¡Son los que disfrutan de mayor espacio por persona de toda Europa! Pero lo importante es disfrutarlo, ¿cómo? Quédate en la cama un domingo debajo del edredón un ratito más, acurrúcate en un sofá bajo una manta, date un baño, toma los primeros rayos de sol de primavera en tu terraza. Desconecta, relájate, es tu momento.

  1. TREGUA: CERO AGOBIOS

No siempre hay que vivir rápidamente o hablar de temas controvertidos. El Hygge es humilde y lento. Consiste en preferir lo rústico a lo nuevo, lo sencillo a lo elegante y la atmósfera a la emoción. Es algo que nos enseña a vivir despacio y de forma sencilla.

  1. UNIÓN: CONSTRUYE RELACIONES E HISTORIAS

Estar con otras personas es una parte fundamental del Hygge, y podría ser el ingrediente más importante de la felicidad. Según el Informe Mundial de la Felicidad de la ONU, “una vez cubiertos los niveles de vida básicos, la felicidad varía más según la calidad de las relaciones humanas que según los ingresos”. Permanece con la mente abierta y crea nuevas historias cada día.

  1. REFUGIO: TU ESPACIO DE PAZ Y TRANQUILIDAD

El Hygge es algo íntimo, relacionado con un ambiente acogedor y algo de compañía. Es el cuerpo el que hará que fluya la oxitocina en estas situaciones. La buena comida, las velas, las chimeneas y las mantas son compañeras constantes del Hygge, así que, en cierto modo, todo en el Hygge es oxitocina. No es coincidencia que todo lo que tiene que ver con el Hygge nos hace sentir felices, tranquilos y seguros.