Huerto escolar y Proyecto Ecoescuela

¡SOMOS VERDES!

Hace ya 5 años que un grupo de alumnos y un par de profesores tomaron la iniciativa para convertirnos en una “escuela verde”. El pasado mes de Mayo, después de mucho esfuerzo, y la implicación de cerca de 100 alumnos, el ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón nos otorgó el título de ecoescuela y nos entregó la bandera verde (ver video).

El huerto del colegio Liceo Sorolla nace con el objetivo de implicar e integrar a todo el alumnado en la Educación Medioambiental, base del proyecto ecoescuelas para los próximos años. Queremos que todos nuestros alumnos se conviertan en “ciudadanos verdes” y le den importancia a cuidar la naturaleza.

Creemos que la mejor manera de sensibilizar a nuestros alumnos es situarles en un contexto natural y ofrecerles una visión práctica de la actividad. Para ello, los alumnos participarán en actividades donde desarrollarán valores de respeto y cuidado del medioambiente. Entre ellas destacan la manipulación de tierra, agua y plantas, labores variadas como la siembra, el trasplante y el manejo de todo el material y herramientas propias del huerto, o el descubrimiento de las distintas hortalizas y cómo y cuándo plantarlas.

El trabajo físico es uno de los beneficios más importantes de esta actividad. Entre las labores físicas se incluyen tareas de limpieza con guantes, rastrillo y cepillos, amontonar hojas, quitar malas hierbas, ordenar yogures-semilleros y regar.

A continuación os mostramos la ficha de instrucciones para la preparación de semilleros para Ed. Infantil y Primaria:

  • Disponer de los materiales: yogur, semillas, tierra (tres tipos), regadera, bandeja.
  • Mezclar con las manos los tres tipos de tierra en partes iguales (arena de rio, tierra del huerto y abono o mantillo).
  • Introducir la tierra mezclada en el yogur: 3/4 partes.
  • Meter dos semillas: tomate, pimiento, acelga, melón, calabacín, lechuga…
  • Rellenar de tierra todo el yogur.
  • Colocar los envases en una bandeja.
  • Regar.

Para nosotros, el huerto del colegio es un aula más. Todos pueden usarlo. Muchos profes ya han impartido alguna de sus clases allí los días de sol, pues está equipado con sillas y mesas. Es ideal para asignaturas como plástica o dibujo, inglés y francés, lengua e incluso bilogía. Para los peques, es el lugar perfecto para realizar una asamblea, realizar una actividad de lectura o pasar una tarde de diversión.

El huerto solo tiene dos normas que todos debemos cumplir para el buen funcionamiento del mismo: Norma #1: Si se desordena, se coloca. Hay que dejarlo todo igual que nos lo encontramos. Norma #2: Hay que ir caminando y no se corre por las zonas de paso.

Con este tipo de proyectos queremos contribuir a una educación medioambiental y valores de respeto hacia la naturaleza. En el mundo en el que vivimos, es fundamental que los jóvenes tengan una “iniciativa verde”, pues ellos serán quienes tengan que enfrentarse a los retos medioambientales del mañana.