Un año más celebramos el Acto de Graduación de nuestros alumnos de 2º BTO (generación del 96´). Un día de emociones encontradas después de toda una vida en el Liceo Sorolla. Un momento que todos recordarán, pues simboliza el final de una etapa y el inicio de otra.

En pocas semanas nuestros alumnos tendrán que enfrentarse a las pruebas de selectividad (PAU) y, en el mes de Octubre, empezarán su etapa universitaria. Nuevos amigos, nuevos profesores y nuevos retos a los que enfrentarse. Nuestros pequeños se han hecho grandes y están dispuestos a comerse el mundo. Cuando les preguntamos durante el Acto qué se llevan del Sorolla, hubo muchas respuestas, pero todos coincidían en que, “el Sorolla te enseña a andar por la vida”.

Los padres de nuestros alumnos no podían contener la emoción (y en ocasiones las lágrimas). Las familias también han hecho un gran esfuerzo para que sus hijos tengan un futuro lleno de oportunidades. Les han apoyado en los momentos difíciles y han celebrado con ellos los éxitos que han ido consiguiendo a lo largo de su infancia y de su adolescencia.

Nuestros profesores estaban llenos de orgullo por ver a sus alumnos concluir con éxito el bachillerato, dos años que suponen un antes y un después en la vida de una persona. Las pruebas de selectividad son difíciles y muchas carreras exigen notas altas para poder acceder. Nuestros alumnos han dado la talla y han sabido sobreponerse a las dificultades del curso. Se han mantenido unidos y han demostrado un gran sentido del compañerismo.

Para la Dirección del Centro, es todo un orgullo dejar ir a otra generación de alumnos. Nuestra misión ha sido “prepares para aprender”. Les deseamos mucha suerte en el futuro y les dejamos un mensaje lleno de cariño: “Ser Alumno Sorolla es para toda la vida”.