Excelencia Educativa y Resultados Académicos

La Excelencia Educativa y los Resultados Académicos son dos conceptos fundamentales que definen la trayectoria de un Centro Educativo.

Un buen colegio se caracteriza por conseguir que sus alumnos aprendan, vayan felices a clase y, además, obtengan buenos resultados en las pruebas externas. Dicho de otro modo: disfrutar y aprender.

En nuestro colegio el equipo docente tiene claro el papel que desempeña y su impacto en la vida de nuestros alumnos. Se esfuerzan por dar lo mejor de sí mismos con un único fin: conseguir que los chicos y chicas del Liceo Sorolla consigan aquello que se propongan.

En la última década, nuestros alumnos han obtenido fantásticas calificaciones en las pruebas de acceso a la universidad, que han situado a nuestro colegio entre los 30 mejores centros de la Comunidad de Madrid año tras año. La regularidad en la obtención de calificaciones altas es la prueba de fuego de un proyecto educativo. Una buena generación la tiene cualquiera, pero 10 buenas generaciones no son casualidad.

7 años seguidos, no es casualidad

Además, hemos conseguido que, durante 7 años consecutivos, alumnos del colegio Liceo Sorolla sean reconocidos con mención honorífica por la Universidad Complutense por estar entre los 100 mejores alumnos de la Comunidad de Madrid.

Excelencia Educativa Liceo Sorolla

Cada vez queda menos para que nuestros alumnos de 2º BTO se presenten a las Pruebas de Acceso a Universidad (PAU). Para nosotros, cada promoción es la más importante. Afrontamos las pruebas como un reto de todo el centro, pues todos y cada uno de los miembros del colegio han puesto su granito de arena en el desarrollo personal y profesional de los alumnos y alumnas. Desde Kinder-3 hasta bachillerato, más de 75 profesores han ayudado a estos chicos y chicas a llegar al siguiente nivel.

En menos de 4 meses llegará el final de una etapa fundamental. Las habilidades y destrezas de pensamiento aprendidas les acompañarán el resto de su vida. Las experiencias vividas, los amigos y los profesores, permanecerán siempre en sus corazones.

En menos de 4 meses tendremos que despedirnos de ellos. Entraron siendo niños y se marchan siendo adultos. En cada uno de ellos vemos un artista, una ingeniera, un médico, una abogada, una emprendedora, un profesor…

Nuestra meta fue siempre ayudarles a sacar todo su potencial y creemos que, después de 50 años, nos encontramos en el momento de mayor madurez educativa de nuestra trayectoria. Seguiremos impulsando nuestra metodología para que las próximas generaciones de alumnos se beneficien de un proyecto educativo innovador y actualizado en base a a sus necesidades.

Muchas suerte chicos, y recordad siempre que, ser alumno sorolla, es para toda la vida.