fbpx

Estimulación… ¿temprana?

La estimulación temprana propone una mayor actividad física e intelectual durante los primeros años de vida para aprovechar la enorme capacidad del cerebro para aprender en esta etapa. El momento de mayor plasticidad neuronal en la vida de una persona es la etapa infantil (0-6 años). A través de una estimulación apropiada se pueden conseguir excelentes resultados en el rendimiento y la mejora continua de sus capacidades…además de cambiar la vida de una persona para siempre.

En primer lugar, la estimulación forma parte de la vida del bebé desde su nacimiento. Esta transformación pone a prueba diariamente sus capacidades, además de permitirle, poco a poco, obtener un mayor control sobre sí mismo y sobre el entorno que le rodea.

La estimulación temprana, por tanto, tiene como objetivo impulsar el crecimiento y desarrollo diario de los niños, aprovechando ese trascendental momento en su vida para favorecer su evolución física, intelectual, emocional y social.

Estimulación temprana

Estimulación temprana en el Colegio Liceo Sorolla

Las clases de estimulación temprana están orientadas a potenciar las áreas cognitiva, lingüística, afectiva, social y motriz a través de distintas actividades donde trabajamos motricidad gruesa y fina.

La motricidad gruesa se centra en la coordinación. La podemos desarrollar a través de diversos ejercicios y circuitos donde enseñamos a los niños a gatear, arrastrarse, caminar, reírse, hacer muecas, señas, etc. Estas actividades físicas conectan con la mente mediante el movimiento, logrando estímulos que fomentan crecimiento intelectual.

La motricidad fina se centra en los pequeños detalles y es clave para desarrollar la inteligencia de los niños. Proponemos ejercicios que requieren un mayor nivel de coordinación y precisión, que involucren ojos y manos o en los que diferentes partes del cuerpo sean utilizadas de manera simultánea. Algunos ejemplos serían: utilizar el lápiz para dibujar o recoger algún objeto con el dedo índice y el pulgar.

Los “ejercicios sociales” también son fundamentales. Dinámicas como “saludo y digo de mi nombre” ayudan a desarrollar la conciencia que el niño puede tener de sí mismo, gracias al reconocimiento de su nombre y el resultado de socializar con otras personas. Por su parte, los famosos bits de inteligencia tratan los estímulos visuales que, combinados con estímulos auditivos, refuerzan la creación de las conexiones neuronales.

En el Liceo Sorolla trabajamos desde hace dos décadas con esta metodología ofreciendo a nuestro alumnado experiencias acordes a su nivel de madurez y a su forma de aprender. Creemos fundamental impulsar la autonomía y la independencia de nuestros alumnos con juegos y actividades que les ayudan a desarrollar sus capacidades físicas e intelectuales.

Estimulación temprana