Entrevista a Luis Javier Carrero

By 12 febrero, 2014Antiguos alumnos

Presentamos a Luis Javier Carrero, de la generación del 81. Luisja, como le conocen sus amigos, “cruzó el charco” en 2011 y se fue a vivir a Costa Rica, donde emprendió un interesante proyecto que terminó en la constitución de su propia empresa.

¿Qué hiciste cuando te graduaste del colegio?

Estudié periodismo, a pesar de que las proyecciones en este sector eran (y son) desalentadoras. Aposté por mi vocación, inspiración fundamental para quienes se decantan por esta carrera con reducidas salidas. A este hándicap hay que añadirle el desprestigio y la pérdida de valor que sufre la profesión.

 ¿Qué profesor recuerdas con más cariño? ¿Por qué?

Son muchos los profesores a los que recuerdo con cariño y admiración: Maria Jesús, Toñi, Aurora, Estrella, Julita, Paquita, Don Olegario, el señor Pereda, Don Severiano, Don Pablo, el señor Porras, Beatriz, Don César, Ángel Llorente, Chus, Mari Luz, Esther, Belén, Conchita, el señor Crecente, Carolina, Marcelino, Gregorio, el señor Tarrero, Nolasco, Charly, el señor Bueno, el señor Romero, el señor Molina, el señor Brusint, el señor de Isidro, el señor Sacristán, el señor Salmones…

Podría decantarme por muchos. Sin embargo, la pregunta está formulada en singular y yo me ‘mojo’ (risas): al señor Jose Manuel Carande, “virgen y mártir” (como se autodenominaba de manera jocosa demostrando su espléndido –y muchas veces no apreciable– sentido del humor). El motivo de destacarle un poquito por encima de otros es la connivencia que me declaró en un momento en concreto, coincidiendo con mi época de mayor ‘rebeldía’ estudiantil.

Desde aquí aprovecho para enviarle un fortísimo abrazo, que hago extensible al resto de profesores.

 ¿Cuál ha sido el mayor reto que has enfrentado en tu vida y cómo lo superaste?

Hacer la maleta y cruzar el charco. En septiembre de 2011, de manera repentina, me ofrecieron iniciar una aventura laboral en Costa Rica. Acepté en ese mismo momento. Hay decisiones que es mejor no pensarlas ni consultarlas con los más allegados para que las emociones y los sentimentalismos no condicionen tu voluntad. Dos años después sigo en Costa Rica. En mayo de este año finalizó el proyecto por el que vine y decidí, junto a un compañero tico (así se les llama a los costarricenses), emprender New Limit, una agencia de Producción de Eventos.

 Dinos algo que aprendiste en el Liceo Sorolla y que te acompañó desde entonces

A relacionarme y estrechar amistad con personas de cualquier edad y condición social. En el Liceo Sorolla, tan pronto me acercaba a ‘los mayores’ como de repente me unía a las pachangas de los ‘yogurines’.

¿Cuál es tu mejor recuerdo del Liceo Sorolla?

No es un recuerdo; es una realidad. Mis amigos. Soy un auténtico privilegiado por tener los amigos que estreché en el Liceo Sorolla. Los que, simultáneamente, eliges y te eligen.

¿Qué profesión desempeñas actualmente?

Como he comentado, actualmente me dedico a la Producción de Eventos. Desafortunadamente, las circunstancias han motivado que haya desatendido mi vocación periodística, pero siempre que puedo contribuyo con artículos de opinión, principalmente futbolísticos, en algunos foros y webs. Seguro que el futuro me depara el regreso a los campos periodísticos.

Cuéntanos un poco sobre tu trayectoria profesional

Durante mi época de formación realicé prácticas en diferentes publicaciones del Grupo Z. Posteriormente, debuté en Grupo Códice en sus periódicos de información autonómica y local de la Comunidad de Madrid y en su revista de ocio y deportes. En 2006, fiché por Grupo Júbilo, empresa multimedia especializada en contenidos para el segmento senior y que, en 2007, fue comprada por Grupo Planeta. Permanecí hasta 2011, año en el que me trasladé a Costa Rica para dedicarme a la Producción de Eventos.

 ¿Cuáles crees que son los retos de la educación para los próximos años?

Reducir los índices de fracaso escolar; educar, formar y aleccionar a unas generaciones ‘nuevas’ y complejas; luchar contra la desconfianza que provoca la delicadísima situación laboral actual; e implementar el bilingüismo en todos los centros educativos.

¿Cuáles son las tres habilidades que más demandan las empresas hoy en día?

Proactividad y polivalencia, capacidad de resolución y conocimiento de idiomas

 ¿Qué consejo le darías a los chavales de 2º de Bachillerato?

Nadie es imprescindible, así que disimula que eres prescindible.