La semana pasada tuvo lugar el Día del Deporte. Un día en el que nuestros alumnos compiten por superarse a sí mismos en un ambiente cercano, amigable y deportivo. La mañana gira en torno al Cross, una competición que exige tanto fortaleza mental, como física. Valentina Calle, alumna de 1º de Bachillerato, fue la ganadora del prueba femenina de su curso. La hemos entrevistado para que nos cuente cómo vivió aquel momento.

Deporte en Pozuelo de Alarcón“Llegamos al colegio por la mañana vestidos con ropa deportiva y muy motivados. Aquel día hasta me desperté antes de que sonara el despertador. Nos reúnen en las canchas deportivas para explicarnos cómo va ser el día y nos dijeron que, este año, el cross tendría lugar por el “monte”, campo a través.

Desde 1º de ESO hasta 1º BTO fueron pasando los cursos. Primero pasaban las chicas y después los chicos. Dependiendo del curso, variaba el número de vueltas. Los chicos mayores hacían 4 y las chicas mayores 3. A lo largo del todo el circuito había profesores y alumnos animando y delimitando el camino.

El circuito empezaba con una subida. La salida fue muy intensa y había mucha competitividad. Salí de las primeras y el ritmo fue muy fuerte durante toda la carrera. Al final de esa primera cuesta entramos en un carril bici en bajada que nos sirvió para recuperar el aliento. Luego llegamos a una rotonda, y tuvimos que tomar la tercera salida para salir al campo. En este momento, yo iba tercera, siguiendo de cerca de las dos más rápidas del curso. Seguimos por el camino de tierra y empezaron las dificultades. Había llovido el día anterior, y cuando corrías, se te hundían los pies. Costaba mucho trabajo mantener el nivel de intensidad, pero conseguí adelantar a mis compañeras. Durante la segunda vuelta, dejé atrás a mis dos perseguidoras y puse distancia de por medio.  

Atletismo PozueloLa tercera vuelta fue la más difícil. Veía como me recortaban distancia y me temblaban las piernas. Recuerdo como gritaban y me animaban por fuerza y pensé, tengo que ganar por ellos. Nunca dejaron de animarme… especialmente cuando me fallaban las fuerzas. Al final de una tremenda cuesta, conseguí pasar la meta y ganar la carrera gracias al apoyo que me brindaron los alumnos del colegio.

Por la tarde tuvieron lugar los partidos de fútbol, baloncesto y voleibol. Los profesores también se animaron a jugar con nosotras. Hicimos un rey de la pista con puntuaciones e incluso un mini torneo de fútbol.

Para mi, el día del deporte fue un día especial en el que trabajamos muchos valores. Cooperación, trabajo en equipo, sacrificio, esfuerzo… Es un día que sale de lo corriente. Estuvimos muy motivados durante todo el día. La verdad que podrían organizarse días del baile, del arte, del teatro…

Estos días son importantes porque te enseñan a ver la educación desde otro punto de vista y te sorprendes a ti mismo. Pasar un día con tus compañeros sin que haya libros de por medio es interesante. Indirectamente, se trabajó mucho el sentimiento de clase y pertenencia y fortalecimos nuestra amistad. Ya nos queda poco tiempo juntos… 

Estos son los típicos días que recuerdas durante toda la vida porque son diferentes. Lo que más me impactó es ver a otros alumnos y alumnas que no conocía de nada y que me animaban con todas sus fuerzas. Por un día, todos éramos amigos y nos olvidamos de todo lo demás. Lo único que importaba era hacerlo lo mejor posible.