III Edición Liceo Sorolla University

¿Cuál es el mejor consejo que podemos darle a nuestros alumnos para su futuro?
Que estudien y hagan lo que les gusta. Ya lo dijo Confucio “Escoge un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida”.

¿Cómo podemos conseguir que estén preparados para un futuro impredecible, en unos tiempos en los que el cambio es exponencial?

Julián Isla, Responsable de Inteligencia Artificial de Microsoft hablaba de este futuro. Un futuro en el que muchos puestos de trabajo corren el peligro de ser sustituidos por robots, gracias a los avances de la Inteligencia Artificial. Un futuro en el que no nos valdrá los conceptos teóricos que estudiamos en el presente, por que entonces todos habrán cambiado. La respuesta es simple: Aportando lo que un robot nunca podrá aportar: la persona. Las habilidades que ganen durante su etapa formativa les serán muy valiosas.

En el evento de Clausura de la III Edición de Liceo Sorolla University se habló mucho del futuro y de las habilidades. En este programa nuestros alumnos de 1º BTO tienen oportunidad de ver en primera persona qué hace un Ingeniero, un Médico, un Abogado; en definitiva, qué pasa después de estudiar una carrera, un máster, o la formación que escojan.

Carlos Mascías, Director General del Hospital HM de Torrelodones coincidió con Julián Isla en la importancia de las habilidades. “Hay que ser curioso”, puntualizaba. Apremió además las ideas que aportaron nuestros alumnos en las respuestas del reto que resuelven tras acudir a las empresas que visitan. “Me han encantado. Si alguna se llevase a cabo en el hospital irá con el subtítulo de: Esto fue idea de los alumnos del Liceo Sorolla”.

Pero además de todas esas habilidades, Mascías resaltó también algo que hace únicas a las personas: la vocación. Porque la vocación no pone límites, te motiva y te hace curioso, y te ayuda a encontrar ese trabajo en el que no tendrás que trabajar el resto de tu vida. Es por eso que Guillermo del Campo, Director de CeDInt de la Universidad Politécnica de Madrid, coincidió también en que hay que hacer lo que te gusta. Pero también saber tomar decisiones estratégicas y no cerrarte puertas con tus estudios si no tienes las cosas claras.

Elena Fernández, Directora de RSC de Correos es madre de dos niños, casualmente alumnos del Liceo Sorolla. Ella, como madre, tiene claro que los mensajes que les damos a los jóvenes pueden marcarles de por vida. Por lo que no siempre podemos esperar que la motivación les venga de forma autodidacta. Tenemos que animarles y dejarles ver que son capaces de todo lo que se propongan.

Ella hablaba también de habilidades, y compartió con nosotros un interesante listado de las habilidades que serán necesarias en 2020, entre ellas: Pensamiento crítico, Creatividad y habilidades de negociación.

Porque, como decíamos antes, habrá habilidades que nunca desarrollarán las máquinas. Esto lo destacaba José María Palazuelos, Director de Voluntarios de UNICEF. Porque en una profesión como la suya estas habilidades de negociación y la diplomacia son fundamentales. Él además puso sobre la mesa otra idea muy importante: el poder desempeñar un trabajo que te aporte una satisfacción personal.

Y es que los alumnos de 2º de BTO se incorporarán al mercado laboral en 5-6 años. Como bien decía Manuel Cantero, Responsable de Desarrollo de Negocio de ESIC ¿Cómo saber qué cambios sucederán en 5-6 años? Nadie puede saberlo. Pero lo que nunca dejarán de buscar las empresas será eso que hay más allá del conocimiento, esas habilidades en las que tanto se profundizó durante el evento.

Y es que la falta de esas habilidades son las únicas que nos van a alejar de lo que queremos. Juan Ignacio Romero, Director de Recursos Humanos de Metro Ligero Oeste, compartió con nosotros las razones de por qué un 20% de los trabajadores que contrataron en el último año se desvincularon de su empresa: falta de iniciativa, falta de flexibilidad, no saber trabajar en equipo.

En ese sentido estamos contentos, y que nuestros alumnos destacaron que están adquiriendo estas habilidades gracias a la metodología que se sigue en el centro. Estamos contentos, aunque no tranquilos porque nuestro esfuerzo en el Liceo Sorolla nunca cesará.